domingo, 12 de junio de 2016

Tres gallinas y un pavo real


En una granja, donde nunca pasaba nada fuera de lo normal, apareció un pavo real. Como no sabia que tenía que hacer desplegó sus espectaculares plumas y empezó a gritar. La gente maravillada por sus plumas se paraba para ver mejor semejante espectáculo. En la granja empezaba a funcionar el negocio, pero las gallinas tenían envidia y decían que ellas lo podían hacer mejor. Un día cambiaron todas las tareas y las gallinas se arreglaron para hacer las tareas del pavo real pero no consiguieron atraer a la gente. El pavo real se metió al gallinero pero no pudo poner huevos. Un día se reunieron  para decir que cada uno tiene su tarea.

Iker

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, es gratis...