viernes, 26 de febrero de 2016

Dédalo y Talo


Dédalo era natural de Atenas. Era un gran constructor. Fue reconocido como el primer escultor que trabajó el mármol haciendo hermosas estatuas. También era arquitecto. Muy habilidoso en el uso de las herramientas. Pero Dédalo era muy celoso. Junto a Dédalo trabajaba su sobrino Talo, un joven muy ingenioso. Talo un día encontró en el campo una mandíbula de serpiente y se inspiró para inventar el serrucho, forjando en el hierro una serie de dientes semejantes a los de la serpiente. Cuando Dédalo vio el invento le agarro un ataque de celos y arrojó a Talo desde un precipicio. Como no pudieron acusarlo por falta de pruebas, lo condenaron al destierro. O sea que tenía que marcharse de Atenas.
Esta leyenda es muy chula. 
Carlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, es gratis...